miércoles, noviembre 17, 2010

Un escote con sorpresa

Al final, ni Bush, ni Blair, ni Aznar supieron dar con el paradero de las armas de destrucción masiva, pues bien... ¡¡¡yo lo he descubierto!!!

Las tiene esta chica en el escote, y si no, a las pruebas me remito.


Etiquetas: , , , , ,

1 Dejaron su granito de arena...

Blogger Dammy desde el desierto dijo...

Y atención también al Bebé pillín.

mié. nov. 17, 12:44:00 p. m. 2010  

Publicar un comentario

<< Home